Soy Ana Sarmiento, y ante todo soy  una expresión de Dios viviendo esta experiencia humana y al completo servicio de mi alma. Soy mentora, empresaria, coach, escritora y speaker y me encuentro viviendo una vida de total compromiso con mi propósito, 

Mi misión es acompañarte a conectar y expandir tu verdadera naturaleza divina de una manera práctica y aplicable y vivo amorosamente  comprometida con ello.

¿Y tú… estás listo para traer tu verdadera dimensión espiritual a tu realidad?

Si es así:

¡Bienvenidos a esta comunidad de líderes abundantes, conscientes y en propósito!

No estás aquí por casualidad, tu alma está esperando que la vuelvas a escuchar.

-Ana Zar-

Te cuento algo de mi…

Me formé como diseñadora industrial, mágister en alto rendimiento, coach transformacional, online business coach y maestra espiritual, he aprendido mucho y sin embargo no soy gurú de nada, al contrario soy  una eterna aprendiz.  Soy líder, maestra, mentora y empresaria desde hace más de dos décadas y  trabajé durante más de 15 años como consultora externa para el sector estatal de mi país.

La vida en su sabiduría me llevó a vivir fuertes experiencias, que no logré superar con mis títulos académicos y décadas de experiencia empresarial, fué allí cuando reconecté con mi verdadera naturaleza divina y decidí asumir con total compromiso la misión de mi alma.

Soy una apasionada de los grandes retos, fui deportista de alto rendimiento y actualmente una apasionada del triatlón de larga distancia, amo las sensaciones y los retos a los que me confronta, como otro escenario que me permite vivenciar la verdadera naturaleza de mi alma y compartirlo con otros. 

Amo aprender, compartir sabiduría y  acompañar a las personas en su camino de transformación, acompañarlas a conectar  conectar con su propia luz y a compartirla con el mundo. Estoy comprometida con la evolución de consciencia de las almas  y con mi servicio a la divinidad. 

Amo reir, escribir, los abrazos, la poesía, la buena comida, el vino  y el café intenso… muy intenso.

Gracias por estar aquí y sobre todo recuerda que esto no se trata de mí, vamos ha hacer que tú seas quien realmente viniste a ser.